El Tribunal de la Unión Europea ha indicado que España violó las normas comunitarias relativas a la libre circulación de capitales al tratar de forma diferente a los residentes y no residentes en el país en materia de tributación de las rentas obtenidas en territorio español. España mantuvo hasta 2006 una legislación sobre la tributación de las rentas que la Comisión Europea consideró contraria a la libre circulación de los trabajadores y libre circulación de capitales.