Las empresas españolas de "renting" (alquiler de vehículos a largo plazo) han sufrido una importante desaceleración en facturación, inversiones y compras de vehículos durante el primer trimestre del año, como consecuencia de la fuerte caída del 15% de las matriculaciones globales de vehículos. Estas empresas facturaron en el primer trimestre del año 1.174,8 millones de euros, un 13,3% más que los 1.036,8 millones de enero-marzo de 2007, según datos de la Asociación Española de Renting (AER).