Las acciones estadounidenses abren este jueves con caídas presionadas por una bajada de recomendación de Wal-Mart Stores -que cae un 1,88% en la apertura- y por el nerviosismo de los inversores provocado por la incertidumbre sobre cuándo la Reserva Federal podría recortar los tipos de interés. Wall Street, cae también, presionado a la baja por el sector bancario, después de que Lehman dijera que la crisis afectará a la cuenta de resultados de los bancos de inversión americanos. El promedio industrial Dow Jones caía un 0,75 por ciento a 13.190,20, mientras que el más amplio Standard & Poor's 500 perdía un 0,77 por ciento a 1.452,45. Por su parte, el selectivo tecnológico Nasdaq Composite retrocedía un 0,78 por ciento.
La bolsa neoyorquina abre a la baja por toma de beneficios tras los avances de ayer. “Ayer subió cerca de un 2% porque la inyección de liquidez fue suficiente. Sin embargo, hoy, seguimos la tendencia del mercado a corto plazo que es la de caídas”, explica Juan Carlos Castillo Montero, analista de Capital Bolsa. Todo en un marco de temor por el posible efecto que la agitación en el mercado crediticio pueda tener en la economía y de incertidumbre sobre el próximo movimiento de la Reserva Federal. “El mercado permanece atento a lo que tenga que decir mañana el presidente de la Fed, Ben Bernanke, aunque casi todo el mundo da por hecho que la Reserva Federal bajará los tipos en Estados Unidos 25 puntos básicos en su próxima reunión del 18 de septiembre”, asegura que este experto que añade “creo que la Fed lo está haciendo bien. Si reduce más los tipos de interés sería antiproducente. Al igual que creo que es contraproducente las inyecciones de liquidez que está metiendo en el mercado, ya que creo que la Fed debería dejar que el mercado fuera por si mismo, porque esto evita un mal que dentro de unos meses puede ser peor”, concluye el experto de Capital Bolsa. Hoy, de nuevo la Fed ha realizado hoy dos nuevas inyecciones de liquidez al sistema bancario por importe conjunto de 10.000 millones de dólares. Descensos de la renta variable americana tras conocerse que la economía estadounidenses superó las expectativas del mes pasado al crecer un 4% en el segundo trimestre pese a la crisis en el sector hipotecario, según las cifras revisadas hechas públicas hoy por el Departamento de Comercio. La estimación inicial, divulgada hace un mes, indicaba que el Producto Interior Bruto (PIB) había aumentado a una tasa anual del 3,4% entre abril y junio. Sin embargo, las previsiones del consenso del mercado habían anticipado un dato de crecimiento del 4,2%. En el plano empresarial, la preocupación de que la crisis crediticia afecte a los beneficios de las compañías, en especial las financieras, hace que éstas coticen con descuentos. Sobre todo después de que Lehman Brothers haya anunciado que la crisis crediticia dañará los beneficios de las principales firmas de inversión del país. Goldman Sachs se deja un 1,07% hasta los 171,26 dólares, Lehman Brothers se deja un 1,43% hasta los 53,65 dólares, Bear Stearns cae un 1,22% hasta los 105,79 dólares mientras que Merrill Lynch retrocede un 1,26% hasta los 72,19 dólares.