La industria aérea ha eliminado un total de 35.000 puestos de trabajo directos y otros 60.000 indirectos han desaparecido desde principios de año, según estimaciones de la Asociación Europea de Aerolíneas (AEA). Durante este año, las aerolíneas integradas en la AEA transportarán previsiblemente 22 millones de pasajeros menos que en 2008, perdiéndolos principalmente del segmento 'premium', y alcanzarán unas pérdidas operativas de 2.900 millones de euros, un 50% por encima del anterior "récord" de pérdidas, que se produjo en 2001.