El Banco Santander ha aprobado en Junta Extraordinaria de Accionistas la financiación necesaria para la compra de activos de ABN Amro en el marco de la oferta presentada conjuntamente por Royal Bank of Scotland (RBS), Fortis y la entidad cántabra. Este consorcio valora a la entidad holandesa en 71.000 millones de euros.
En total, si la operación fructifica, al Santander le correspondería pagar unos 19.900 millones de euros, a Royal Bank of Scotland 27.200 millones y a Fortis, 24.000 millones. La Junta ha aprobado un acuerdo sobre capital autorizado con cargo al cual está previsto que el Consejo de Administración emita acciones por un equivalente de unos 4.000 millones de euros, con derecho preferente para los accionistas, y otro acuerdo sobre emisión de obligaciones necesariamente convertibles en acciones por otros 5.000 millones. El presidente de la entidad, Emilio Botín, recordó durante su intervención en la junta que el resto de la inversión del banco para la operación, que en conjunto asciende a 19.900 millones de euros, vendrá de "mecanismos de optimización de balance" mediante endeudamiento, titulizaciones, y venta de activos por un importe aproximado de 10.900 millones de euros. El presidente recordó que el Santander acometió recientemente la venta de su participación del 1,79% en el capital social de la entidad italiana Intesa Sanpaolo por 1.206 millones de euros, con la que obtuvo una plusvalía de 566 millones de euros, así como el negocio de pensiones en Latinoamérica a ING, por la que obtendrá plusvalías de 600 millones de euros, y de edificios, que le reportará ingresos de 1.400 millones. Asimismo, el presidente señaló que en caso de que no se materializase la compra del holandés, el consejo no hará uso de la autorización de ampliación de capital y de la emisión de obligaciones convertibles. El Santander está interesado en las filiales que ABN tiene en Brasil (Banco Real), en Italia (Antonveneta) y Holanda (Interbank). En caso de hacerse con estos activos, Botín recordó que el Santander se convertiría en el tercer banco de Brasil, continuaría creciendo en Italia y podría integrar al banco holandés en Santander Consumer Finance. En este sentido, Botín también subrayó que el Santander es una de las entidades internacionales más "grandes" y "rentables" porque ha aprovechado todas las operaciones que se han producido en el pasado. Asimismo, en respuesta a varias cuestiones planteadas por una accionista, subrayó que la operación de ABN está actualmente "en estudio", y que están muy "satisfechos", pero que en su "punto de mira" también hay otras, que rehusó comentar. China e India en el punto de mira A este respecto, sólo precisó que China e India son dos de los mercados que están en "estudio" pero subrayó que "no se puede hacer todo a la vez", al tiempo que señaló que el banco también tiene una escasa presencia en Europa de Este. Sobre las operaciones, Botín señaló que el banco sólo mira por el interés del accionista, logrando un mayor beneficio por acción así como una mayor rentabilidad de la inversión a corto plazo, algo que también ha tenido en cuenta con la posible compra de ABN. Además, hizo hincapié en que el Santander "no hace operaciones de fusión" sino de compra y que, a diferencia de Barclays, sólo le interesa una parte del holandés. En cuanto a su sucesión, cuestión planteada por varios accionistas, Botín señaló que "no piensa dimitir ni jubilarse" mientras tenga el apoyo y el respaldo del consejo y de la junta de accionistas, pero que, en cualquier caso, hay personas "muy preparadas" dentro del banco para ejercer la presidencia.