Banco Santander ha señalado que obtendrá unas plusvalías de 600 millones de euros por la venta de su negocio de pensiones en Latinoamérica al banco holandés ING. El importe total de la venta de sus administradoras de fondos de pensiones (AFP) en Latinoamérica ascenderá a 950 millones de euros.
La desinversión, que afectará al negocio de Santander de fondos de pensiones en México, Chile, Colombia y Uruguay, estará sujeta a las autorizaciones de los diferentes reguladores. Santander asegura que está también en negociaciones avanzadas con ING para la venta de sus participaciones en la argentina Origines AFJP y en la aseguradora de rentas vitalicias Orígenes Retiro. El grupo de servicios financieros holandés ha informado de que la adquisición le convertirá en el segundo mayor administrador de fondos de pensión en Latinoamérica. Excluyendo Argentina, los fondos de pensiones reunían activos por 35.500 millones de euros a fines del 2006 -según ING-, que ya tenía negocios similares en Chile, México y Perú. La entidad holandesa señala que la adquisición será financiada "íntegramente con recursos internos existentes" y que no tendrá impacto en el actual programa de recompra de acciones implementado. Según la compañía, la operación se cerraría a fines de 2007 o a comienzos de 2008. Santander es parte de un consorcio, del que también participan Fortis y Royal Bank of Scotland, que lucha por quedarse con el banco holandés ABN AMRO. Su oferta, de alrededor de 72.000 millones de euros, se enfrenta a una del británico