El beneficio neto del Banco Sabadell creció el 37,4% en 2007, hasta alcanzar los 782,34 millones de euros.En las cuentas del banco catalán que preside José Oliú destaca el margen de intermediación, que se incrementa en un 20% con respecto al 2006, y su rato de morosidad, el 0,47%, entre las más bajas del sector.El margen de explotación, el que mejor refleja la evolución de la actividad puramente bancaria, creció el 30,1%, mientras que los créditos a la clientela llegaron a 55.632 millones, el 13,6% más, y el total de recursos de clientes gestionados alcanzó los 80.247 millones, el 7,9% más.Los ingresos por comisiones aumentaron 14,5% en el 2007 hasta 630 millones mientras que los gastos de explotación aumentaron el 12,1% hasta 1.025 millones de euros.
Resultados "excelentes" tras meses complicados Según Oliú, los resultados son "excelentes" y, obtuvieron tras unos meses "muy complicados" para el conjunto del sector financiero, "evidencian la buena salud de nuestro modelo de negocio y la flexibilidad del banco para moverse con soltura" en distintos entornos.Para él, los mercados financieros internacionales pueden tardar aún meses en recuperar la calma y la confianza perdidas, razón por la que la cuenta de resultados presentada hoy incluye unos cargos extraordinarios por valor de 130,66 millones de euros "en previsión de la futura evolución del entorno económico".