Desde que el pasado junio se conoció que habría referéndum en Cataluña y que este se celebraría el ya famoso 1-0, CaixaBank y Banco Sabadell se han dejado algo más de un 3% de su valor conjunto en bolsa, 1.146 millones de euros. Y la mayor parte de este recorte se debe a los descensos de la sesión de ayer.

"¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?". Con esa pregunta, la que iría en la papeleta, el presidente catalán, Carles Puigdemont, anunció el pasado 9 de junio que habría referéndum unilateral de independencia y que este se celebraría el 1 de octubre.

Desde entonces y hasta el lunes, un día después de que la consulta independentista tuviera lugar, Caixabank y Banco Sabadell han perdido 1.146 millones de euros en bolsa, un 3,16% de su capitalización conjunta, hasta situarla en los 35.195 millones.

En concreto, Caixabank, el cuarto mejor valor del Ibex 35 en lo que va de año al avanzar un 29%, ha perdido en los últimos cuatro meses un 1,75%, o lo que es lo mismo 442,7,5 millones. La entidad catalana tiene ahora un precio de mercado de unos 25.300 millones.

De hecho, si no fuera por las pérdidas del lunes, el banco presidido por Jordi Gual no habría notado impacto alguno del desafío independentista. Ayer CaixaBank cerró la sesión con un descenso del 4,43%, en la que hasta ahora es su peor jornada del año.

Hasta el lunes, el peor día de CaixaBank en bolsa en lo que va de 2017 fue el 17 de mayo, cuando perdió un 3,90% después de que Goldman Sachs la sacara de su Conviction Buylist, su lista de los valores más recomendados del mundo.

En el caso de Banco Sabadell, con un negocio mucho más concentrado en territorio catalán, desde que se anunció el referéndum independentista ha perdido un 7% de su valor, lo que supone 703 millones de su capitalización bursátil, hasta situarse en unos 9.890 millones.

La entidad presidida por Josep Oliu ve así como su rentabilidad acumulada desde enero baja hasta el entorno del 27%, convirtiéndose en el séptimo mejor valor del selectivo español.

En la sesión del lunes, Banco Sabadell perdió un 4,53%, también en su peor sesión del año.

Así las cosas, a Banco Sabadell la deriva independentista le ha afectado más que a Caixabank. De hecho, antes de la de ayer, la peor sesión del año de la entidad catalana fue la del pasado 20 de septiembre, día en el que se dejó un 3,78%, coincidiendo con una operación policial contra el referéndum, que terminó con varias consejerías registradas, 14 detenidos y 10 millones de papeletas requisadas.

Parece que la incertidumbre que el referéndum de Cataluña puede generar en el plano político no afecta de la misma forma a las entidades catalanas. De hecho, a eso apuntan la mayoría de análisis.

Por ejemplo, Société Générale considera improbable la independencia unilateral, aunque advierte de que no habrá soluciones en el corto plazo. Por su parte, Citi destaca la baja participación, al tiempo que señala que el gobierno autonómico podría sacar partido a estos acontecimientos y convocar elecciones generales.

Sin embargo, el consenso de analistas de Reuters sigue manteniendo la recomendación de mantener las acciones tanto de CaixaBank como de Banco Sabadell.

En el primero de los casos, con un precio objetivo de 4,36 euros, lo que le da a CaixaBank un potencial alcista de en torno al 8%. De las 29 firmas que siguen a la entidad, 12 recomiendan comprar; 11, mantener y seis, vender.

En el caso de Banco Sabadell, los analistas de Reuters le dan un precio objetivo de 1,84 euros por título, precio que le da a la entidad un potencial de entorno al 11%.

De las 26 casa que siguen a Banco Sabadell, diez analistas aconsejan comprar, otros diez, mantener y seis, vender.

Podemos poner en perspectiva los descensos de CaixaBank y Sabadell, tanto desde que se conoció que habría referéndum como en la sesión posterior al día que la consulta tuvo lugar. Y el acontecimiento más reciente y similar es el brexit.

Un día después de Reino Unido votase para abandonar la Unión Europea, en la sesión del 24 de junio del 2016, CaixaBank se hundió un 18,13%, mientras que Banco Sabadell perdió un 19,29%.

Es decir, unas cuatro veces más que las pérdidas del día después del 1-0.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión dan una puntuación a Caixabank de 7 sobre 10, entidad que se encuentra en fase de consolidación, con una volatilidad decreciente tanto en el medio como en el largo plazo.

Al igual que CaixaBank, Banco Sabadell se encuentra en fase de consolidación, según los indicadores de la zona premium, aunque con una puntuación de 5,5 sobre 10 y una volatilidad decreciente en el largo plazo, pero creciente en el medio plazo.