El coste de las motocicletas se reducirá a partir de hoy hasta un máximo del 30% con la entrada en vigor del Plan Moto-E, que contempla ayudas para la adquisición de motos y ciclomotores por un importe de entre 225 y 750 euros, más la aportación que quieran realizar las comunidades autónomas. Según la Asociación Nacional de Empresas de Dos Ruedas (Anesdor), este tipo de iniciativa ha mostrado resultados prometedores en el sector del automóvil, por lo que puede servir para reactivar la industria de las dos ruedas, que atraviesa una grave crisis.