El precio de la vivienda cayó un 3,2% en el segundo trimestre, su mayor descenso desde que Standard & Poor's empezara a elaborar este estudio en 1987. Según recoge el estudio, no hay indicios de que vaya a producirse un cambio de tendencia en el mercado residencial en un futuro próximo.