El "globo" que había sobre el precio de estos pisos "ya está suficientemente deshinchado", según el presidente de este colectivo profesional, Santiago Baena, quien no obstante no descarta algún caso de descensos puntuales.En este sentido, apuntó en rueda de prensa que durante el pasado año el 80% de quienes vendieron un piso usado no lo hicieron al precio que pidieron en un principio, sino que tuvieron que rebajarlo.El hecho de que las oficinas de intermediación inmobiliaria tienen en la venta de pisos usados su principal negocio, además del crecientemente protagonismo de Internet en la búsqueda de piso y la desaceleración general del sector, ha motivado que en 2007 cerraran entre el 40% y el 50% de las 80.000 oficinas de intermediación inmobiliaria que se contabilizaban a comienzos de año.El presidente de Coapis aseguró que en estos datos de cierre, ya avanzados por este colectivo, no se incluyen las 20.000 oficinas con que cuentan los agentes de la propiedad, gracias al carácter más diversificado de su actividad que, de esta forma, ha aumentado su cuota de mercado.