Banco Popular ha obtenido un beneficio neto atribuido de 613 millones de euros en el primer semestre de 2007, lo que supone un incremento del 18,4 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. La entidad que preside Ángel Ron -que ha cerrado este mes la compra del banco estadounidense TotalBank- ha destacado la consolidación del fortalecimiento de sus márgenes y la sostenida desaceleración de sus riesgos con el sector inmobiliario. El margen de intermediación ha alcanzado los 1.137 millones de euros, con un incremento del 12,3 por ciento.
Este resultado -ligeramente superior a lo previsto por los analistas- se ha conseguido con un aumento del 18,2 por ciento en el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario-, mientras que el crecimiento de los préstamos hipotecarios ha sido de sólo el 13,6 por ciento anual, frente a una tasa del 16,7 por ciento del crédito a la clientela. El margen de intermediación -diferencia entre ingresos por créditos y gastos por depósitos mas comisiones- se ha situado hasta junio en 1.137 millones tras crecer el 12,3 por ciento, mientras que el ordinario ha aumentado un 13,2 por ciento. Aquí destaca la fuerte expansión de los ingresos por operaciones financieras, impulsadas por la contratación con clientes de derivados y por las operaciones de tesorería propias del grupo. Márgenes fuertes y menos "riesgos inmobiliarios" Según ha destacado la entidad presidida por Angel Ron, sus resultados demuestran la consolidación del fortalecimiento de sus márgenes y reflejan "la sostenida desaceleración" de sus riesgos con el sector inmobiliario, que ya se manifestaban en los últimos doce meses. El banco valora que tiene menos exposición al riesgo de promotores y otras empresas inmobiliarias que el resto de la banca y defiende que "ha forzado" la pérdida de cuota de mercado en el sector inmobiliario mediante una "enérgica" desaceleración de sus créditos a promotores y otras empresas relacionadas con el sector. Debido a esta desaceleración, que se aplica desde 2006, por primera vez en muchos ejercicios, más del 55 por ciento del crecimiento del grupo en el último año -y más del 60 por ciento en el semestre- procede de operaciones no hipotecarias, fundamentalmente créditos y préstamos -otros deudores a plazo-, que aumentan a una tasa anual del 27,5 por ciento. El aumento del margen de clientes en 20 puntos básicos y el crecimiento de las operaciones con empresas no inmobiliarias han ayudado en la aceleración del margen de intermediación, mientras que la ratio de eficiencia alcanza un nuevo "nivel histórico en la banca española" al situarse en el 29,72 por ciento. Además de los ingresos por operaciones financieras, también destaca, dentro del margen ordinario, el crecimiento del 41,7 por ciento de los ingresos por primas de seguros. Y es que estas dos líneas de negocio, junto a la actividad creciente de banca mayorista para clientes, "deberán sobrepasar a lo largo del ejercicio el efecto de menor dinamismo de las comisiones minoristas", afectadas por la bajada de comisiones de las tarjetas de débito y crédito. A 30 de junio, el volumen total de negocio se eleva a 116.327 millones y presenta una subida del 16,2 por ciento interanual, llegando los activos totales del grupo en balance a 97.987 millones, con un aumento de 14.459 millones en los doce últimos meses (17,3 por ciento). Los créditos a la clientela, que suman 83.844 millones de euros y representan el 85,6% de los activos totales, se incrementaron un 16,7%, mientras que los recursos en balance -que comprende los depósitos de la clientela, las emisiones de valores negociables, los pasivos subordinados y el capital con naturaleza de pasivo financiero- ascienden a 76.079 millones, con una subida del 21,9%. Baja la morodidad A cierre del primer semestre el saldo de los deudores dudosos asciende a 686 millones, un 10,9 por ciento más, si bien la ratio de morosidad sigue reduciéndose y se sitúa en el 0,72 por ciento, con unas provisiones que cubren el 256 por ciento del montante de dudosos. Por áreas de negocios, la banca comercial representa el 85,5 por ciento de los activos totales y aporta el 83,1 por ciento del crecimiento del balance. Mientras, e, por zonas geográficas, el 92,2 por ciento de los activos del banco -que recientemente ha anunciado la compra por 218,24 millones de euros del banco estadounidense TotalBank- corresponden al negocio en España.