La economía de la eurozona sufrió una contracción del 2,5% en los tres primeros meses del año, mientras que en términos interanuales la caída de la actividad alcanzó el 4,9%, según informó la oficina comunitaria de estadísticas, Eurostat. En el conjunto de la Unión Europea, el PIB retrocedió un 2,4% en el primer trimestre, mientras que la contracción alcanzó el 4,7% respecto al mismo periodo de 2008.

En los tres primeros meses de 2009, el gasto en consumo de los hogares retrocedió un 0,5% en la zona euro y seis décimas en la UE, mientras que las inversiones bajaron un 4,1% y un 4,5% respectivamente. Asimismo, las exportaciones cayeron un 8,8% en la eurozona y un 8,3% en la UE, mientras que las importaciones bajaron el 7,6% en la zona euro y un 7,8% entre los Veintisiete.

La totalidad de los miembros de la UE, excepto Polonia (+0,4%) y Chipre (0%) registraron descensos en la actividad económica respecto al trimestre anterior. En el caso de España el retroceso fue del 1,9% trimestral y del 3% en términos interanuales.