La tasa de desempleo en los países de la zona euro se mantuvo sin cambios en abril, en el 7,1% de la población activa, al igual que en el conjunto de la UE, donde se situó en el 6,7%, según los datos difundidos hoy por Eurostat, la oficina estadística comunitaria. Un año antes, el paro afectaba al 7,5% de la población activa en la eurozona y al 7,2% en los Veintisiete. Al igual que en los dos meses anteriores, España fue en abril el estado miembro con la segunda tasa de desempleo más elevada, del 9,6%, sólo superada por Eslovaquia, del 10,0%. En el extremo contrario se colocó Dinamarca, con el 2,7% de paro.
Según los cálculos de Eurostat, en marzo había en la UE 16,04 millones de personas desempleadas, de las que 11,07 millones estaban en la Eurozona. En el último año, estas cifras se han reducido en 1,1 millones en la UE y en 0,4 millones en la Eurozona, respectivamente. De los 27 países miembros, en 24 disminuyó el paro en el último año y en tres subió. Las mayores bajadas correspondieron a Polonia, que pasó del 10,1% al 7,7%, Bulgaria (del 7,3% al 5,5%) y Eslovaquia, del 11,4% al 10,0%. La mayor subida del desempleo se produjo en España, donde pasó del 8,1% al 9,6% y en Irlanda (del 4,6% al 5,7%). Por sexos Por sexos, el paro masculino disminuyó del 6,6% al 6,4% en la Eurozona y del 6,6% al 6,2% en la UE. El desempleo femenino bajó algo más en ambas zonas, del 8,6% al 8,0% en los países de la moneda única y del 8,0% al 7,3% en los Veintisiete. En España, el paro afectaba en abril al 8,1% de los hombres (frente al 6,0% un año antes) y al 11,5% de las mujeres (frente al 10,9% de abril de 2007). En cuanto a los menores de 25 años, en la Zona Euro su tasa de desempleo aumentó del 14,8% al 15,0%, mientras que en la UE disminuyó del 15,5% al 14,8%. Los jóvenes españoles vieron aumentar el paro en el último año, desde el 18,0% al 22,9%, por tercer mes consecutivo la tasa más alta de los Estados miembros para los que hay datos disponibles.