El número de inversores interesados en la compra del fabricante de coches de gama alta sueco Saab Automobile ha quedado reducido a "dos o tres", anunció hoy Guy Lofalk, el administrador de insolvencias elegido por los tribunales para supervisar la reestructuración y el saneamiento de la compañía. Lofalk evitó dar nombres, pero señaló que eran inversores de distintas nacionalidades y que todos han firmado una carta de intenciones en la que describen las inversiones que están dispuestos a hacer y la oferta para adquirir Saab Automobile, propiedad de la multinacional estadounidense General Motors. Los 27 inversores inicialmente interesados en la compra de Saab quedaron reducidos luego a diez, que son los que visitaron las instalaciones de la compañía en Trolhattan, al sur de Suecia, y finalmente a sólo "dos o tres".