El Instituto nacional de Estadística y Estudios económicos (Insee) ha rebajado una décima el crecimiento de la economía francesa en el primer trimestre de 2008, situándolo en el 0,5% en lugar del 0,6% inicialmente previsto. La causa hay que buscarla, sobre todo, en el estancamiento del gasto en productos de consumo de los hogares franceses, a pesar de que se había augurado que aumentaría un 0,1%. También tiene que ver la revisión a la baja de la inversión de las empresas no financieras, que crecerá un 1,3% en lugar de un 1,8%.