El indicador de la demanda futura de viviendas usadas en Estados Unidos ha aumentado en junio, aunque permanece muy por debajo de los niveles de hace un año. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR, ha informado que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas se incrementó en junio a una tasa anual ajustada por factores estacionales del 5,3% a 89,0, frente a mayo. En mayo, el índice se ubicó en 84,5, cifra revisada a la baja. Sin embargo, el índice, que se basa en los contratos firmados para las ventas de viviendas usadas, permanece un 12,3% por debajo del nivel de 101,4 registrado en junio del 2007.
Según Lawrence Yun, economista de la NAR, "la vacilación en las cifras de un mes al otro india un mercado de la vivienda en transición". Ha agregado que "el aumento en las ventas pendientes de viviendas fue generalizado, y todas las cuatro regiones mostraron incrementos. Esta es una noticia bien recibida debido a que un alza en la actividad de contratos es necesaria para una recuperación inmobiliaria general". Por regiones, en el noreste el índice ascendió un 3,4% en junio respecto a mayo. El índice subió un 1,3% en el medio oeste, un 9,3% en el sur, y un 4,6% en el oeste.