La multinacional Nestlé anuncia hoy que su beneficio neto aumenta el 6,1% en el primer semestre de 2008, hasta los 5.214 millones de francos (unos 3.190 millones de euros), frente a igual periodo del año pasado. Las ventas de la compañía progresaron un 3,8% y totalizaron los 53.066 millones de francos (32.500 millones de euros), lo que representa una subida del 3,8% o de 1.952 millones de francos (1.195 millones de euros), informó la compañía mediante un comunicado. A nivel operacional, el EBIT aumentó el 6,1% y fue de 7.341 millones de francos (4.495 millones de euros).
En su comunicado, Nestlé explica que la progresión del volumen de negocio se debió principalmente a su crecimiento orgánico del 8,9%, de los que un 3,5% correspondieron a un crecimiento real interno. Sin embargo, reconoce que las variaciones de los tipos de cambio pesaron un 8,3% sobre las ventas, mientras que las adquisiciones -principalmente la del área de nutrición de Novartis y de Gerber (alimentos para bebé)- incidieron en un 3,2%. "Estas cifras se apoyan en la fuerte dinámica generada por los excelentes resultados del año pasado", indicó Paul Bulcke, consejero delegado del grupo agroalimentario, citado en el comunicado. El ejecutivo subrayó que la ambición de Nestlé es ser reconocido como el líder mundial en la nutrición, salud y bienestar. En esa línea, expresó su confianza con respecto a los resultados del ejercicio 2008, para el que el grupo se ha trazado como meta obtener "un crecimiento orgánico al menos tan elevado como el de 2007 (7,4%), con una nueva mejora del margen EBIT", sostuvo Bulcke. Agregó que las actividades de alimentación y bebidas serán el principal motor de ese crecimiento. Ambas áreas suponen actualmente ventas por 49.323 millones de francos (26.530 millones de euros). Al margen de la presentación de sus resultados semestrales, Nestlé reveló hoy que acelerará su programa de recompra de acciones, en el que ahora espera invertir 9.000 millones de francos (5.500 millones de euros). La empresa calcula que de aquí a finales de año habrá adquirido sus propios títulos por un valor de 13.000 millones de francos (7.960 millones de euros), de los 25.000 millones de su programa total de recompra, que anunció hace un año