Las cuentas peores de lo esperado de la mayor aseguradora estadounidense AIG marcan la apertura del mercado americano que se deja llevar por los números rojos. Recortes de la renta variable estadounidense en una jornada en la que se conocieron además que las solicitudes de subsidio por desempleo aumentaron por sorpresa la semana pasada. El mercado espera ahora los datos de ventas de viviendas pendientes de junio y los créditos al consumo de junio. Así las cosas, y en los primeros movimientos de mercado, el Dow Jones de Industriales se deja un 0,94% hasta los 11.546 puntos, el tecnológico Nasdaq cae un 0,63% hasta los 2.363 puntos mientras que el S&P 500 cede un 0,64% hasta los 1.280 puntos.
La renta variable estadounidense amanece al otro lado del Atlántico a la baja alza y lo hace tras conocerse que las solicitudes semanales por desempleo aumentaron sorpresivamente la semana pasada en 7.000 a un máximo de seis años de 455.000, según informó el Departamento de Trabajo. La cifra marca el nivel más alto desde marzo de 2002. La proyección de los economistas era, en promedio, de un descenso de 20.000. Además, el mercado espera conocer las ventas pendientes de junio y los créditos al consumo también de junio mientras tanto las ventas en tiendas comprables de las firmas minoristas de descuento en Estados Unidos volvieron a registrar un mejor comportamiento durante el pasado mes de julio. El mercado esperaba ansioso el dato para ver cómo afecta a los resultados la moderación de los precios al consumidor de la gasolina y los últimos cheques de estímulo federal entregados por el Gobierno. Entre las referencias empresariales del día destacan las cuentas de la mayor aseguradora estadounidense American International Group (AIG), la mayor a escala mundial que registró unas pérdidas netas por importe de 5.357 millones de dólares –unos 3.462 millones de euros- en el segundo trimestre del año, frente al beneficio neto de 4.227 millones de dólares -2.764 millones de euros- del mismo periodo de 2007, según informó la entidad que acumula ya tres trimestres consecutivos en números rojos. Asimismo, las cuentas de AIG asumen pérdidas por importe bruto de 6.080 millones de dólares (3.929 millones de euros) vinculadas a inversiones y ajustes en el valor de productos hipotecarios ante el "rápido y severo deterioro en el valor de determinados títulos respaldados por hipotecas residenciales y otros instrumentos de deuda estructurada". De esta forma y en la apertura, las acciones de AIG se dejan un abultado 13,72% hasta los 25,10 dólares. Por su parte, los títulos de URS Corp se mueven con una subida del 2,69% hasta los 43,94 dólares tras anunciar que registró en el segundo trimestre del año un aumento del 61% en su beneficio neto gracias a que la compañía continúo diversificándose hacia los mercados petrolífero y gasífero. La empresa superó las expectativas de los analistas y elevó sus directrices para todo el año gracias a los mayores márgenes. En concreto, el proveedor de servicios de gestión de planificación, diseño y construcción registró un beneficio neto de 59,4 millones de dólares ó 72 centavos por acción, frente a los 36,8 millones ó 70 centavos por acción. Gráfico Dow Jones