La confianza de los empresarios alemanes, sentimiento que mide el índice IFO que elabora el Instituto de Investigación Económica alemán, se situó en mayo en los 103,5 puntos, frente a los 101,9 previstos por el mercado. El dato es mucho mejor de lo esperado y sumado al incremento experimentado por el PIB alemán durante el primer trimestre -subió al mayor ritmo de los últimos doce años- alejan todavía más toda posibilidad de que el Banco Central Europeo(BCE) se plantee recortar los tipos de interés en la zona euro.