El presidente del Instituto Oficial de Crédito (ICO), Aurelio Martínez, aseguró hoy que aún deberán transcurrir "entre tres y cuatro trimestres" hasta que la economía española se normalice, y apuntó que la entidad que dirige puede contribuir a lograr esta normalización inyectando liquidez mediante sus líneas de financiación.
En este sentido, recordó que el ICO dará financiación a las pymes por importe de 8.000 millones de euros en 2008, inyectará liquidez en términos netos por valor de 15.000 millones de euros de manera indirecta y directa, ayudará a crear 75.000 puestos de trabajo y contribuirá a que las pymes se ahorren 320 millones de euros. Asimismo, señaló que al inyectar liquidez el ICO y evitar así que lo hagan las insituticones financieras ayudará a la economía española a ahorrar 650 millones de euros. En este sentido, también apuntó que el instituto apoyará las viviendas de protección oficial con 5.000 millones de euros en avales para que se reinviertan en el plazo de 24 meses. "El ICO es la única herramienta financiera que tiene la Administración, además del Tesoro, para afrontar problemas financieros", subrayó Martínez durante su intervención en el Congreso Nacional de Finanzas (ECOFIN). En este sentido, explicó que con su entrada en la zona euro, España ha perdido el control de la política monetaria y que el Banco de España sólo puede hacer lo que "coordinadamente se decida", al tiempo que subrayó que la capacidad del ICO para generar liquidez es limitada y no puede paliar todas las necesidades del sistema. Con estas actuaciones "prácticamente está al límite", apostilló. Necesidad de financiación por 140.000 millones Asimismo, recordó que la economía española tienen unas necesidades de financiación netas de unos 140.000 millones de euros al año, mientras que 100.000 millones de euros es el déficit por cuenta corriente y unos 40.000 millones es la diferencia entre lo que invierten las empresas en el exterior y lo que invierten las empresas en España. Las necesidades de emisiones brutas están en torno a los 300.000 millones de euros. Tras hacer un repaso por las causas de la crisis que afecta a la economía mundial, el presidente del ICO destacó que aunque con la actual situación el sector financiero lo pase mal, "será el sector real" el que lo pague. El papel de las auditorías, clave Asimismo, señaló que unos de los principales problemas a los que se enfrentará el sector será cuantificar las pérdidas provocadas por la crisis y determinar qué activos son los que están afectados, lo que llevará consigo que las auditoras tengan problemas a la hora de analizar y valorar las cuentas de las entidades. Martínez también señaló que aún queda por corregir la percepción de los mercados sobre las insitituciones españolas y el problema de concentración de riesgo inmobiliario.