El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha concedido préstamos a empresas y ciudadanos por importe de 9.858 millones de euros durante el primer semestre de 2009, lo que supone un incremento del 29% sobre los 7.645 millones de euros concedidos en el mismo período del ejercicio anterior.
Según informó el Instituto en un comunicado, 7.328 millones de euros del volumen total de préstamos han sido formalizados a través de las diferentes líneas de mediación del Instituto, que durante los seis primeros meses del año han concedido financiación a 81.000 pequeñas y medias empresas, 35.000 autónomos y 106.000 ciudadanos.

En el primer semestre del ejercicio, las disposiciones acumuladas de las Líneas ICO de Apoyo a la Empresa --Línea ICO PYME, Línea ICO Emprendedores, Línea ICO para la Internacionalización de la Empresa Española y Línea ICO Crecimiento Empresarial-- ascendieron a 3.233 millones de euros.

Los préstamos directos dirigidos a financiar proyectos estratégicos para la economía nacional, tales como infraestructuras o energías renovables, y las inversiones de empresas españolas en el exterior, representan un importe de 2.483 millones de euros, incluyendo los avales.

AUMENTA UN 14,8% LA CAPTACIÓN DE RECURSOS

Para hacer frente a estas operaciones, el Instituto acudió al mercado de capitales realizando operaciones de financiación, a corto, medio y largo plazo por valor de 11.295 millones de contravalor en euros, lo que le permitió captado un 14,28% más que en el mismo período de 2008.

Así, durante los seis primeros meses del año el ICO lanzó emisiones de bonos a medio y largo plazo en seis divisas diferentes: libras esterlinas, dólares, euros, yenes, coronas noruegas y francos suizos.

El balance público del ICO se situó en 61.256,7 millones de euros a 30 de junio, lo que supone un incremento del 15,6% respecto a los 52.969,5 millones de euros a cierre de 2008.

El ICO explica este incremento de 8.287,2 millones de euros por el aumento de la actividad de inversión crediticia y por la ejecución de las medidas correspondientes al `Plan E´ puesto en marcha por el Ejecutivo.

EL BENEFICIO ACUMULADO CAE UN 24,3%

La cuenta de resultados del primer semestre refleja un beneficio acumulado después de impuestos de 41,2 millones de euros, lo que representa un descenso del 24,3% respecto al mismo periodo del año anterior, motivado por el incremento en la dotación a los fondos de provisión específicos durante este período.

El beneficio acumulado se obtiene a partir de un margen de intereses de 88,61 millones de euros, un margen bruto de 132,9 millones de euros y un margen de actividades de explotación de 59,2 millones de euros.

A lo largo del primer semestre, el coeficiente de morosidad ha sido del 1,57%, según el criterio del Banco de España y exceptuando las operaciones de política económica, mientras que el coeficiente de solvencia se ha situado en un 10,82%.