Parece que al Ibex le cuesta dejar el terreno positivo y hoy a pesar de la apertura a la baja de Wall Street, el selectivo español terminó el día –y van siete jornadas consecutivas- al alza. Sumó al cierre un 0,21% hasta los 7.661,60 puntos con la mayor parte de las cotizadas en positivo y con Mapfre como líder de los avances. Subió España pero no hicieron lo mismo el resto de plazas europeas –salvo el Dax alemán- en una jornada en la que el mercado prestará especial atención al comunicado de la Fed tras su reunión de dos días de política monetaria. En el resto de mercados, el petróleo operó a la baja, pero por encima del nivel de los 46 dólares mientras que el euro cerró a 1,3110 dólares.

El Ibex 35 resiste los envites y por séptima jornada consecutiva cerró con una subida del 0,21% hasta los 7.661,60 puntos impulsado por el repunte de la mayoría de los valores del selectivo español y a pesar de contar con cuatro de sus blue chips en la zona roja de la tabla. Y es que, al cierre Telefónica perdió un 0,26% mientras que Repsol cedió un 1,12% afectado por dos malos informes de Bank of America que recortó la recomendación sobre el valor de neutral a infraponderar y de Merrill Lynch que rebajó también su nota sobre la petrolera de a infraponderar desde neutral por los crecientes riesgos que ve para los beneficios y los dividendos. Y todo ello en un día en el que la compañía presidida por Antonio Brufau lanzó una orden de colocación de una emisión de bonos por un importe de 1.000 millones de euros a cinco años con un precio de 370 puntos básicos sobre el índice mid swap –referencia para el coste de emisiones a tipo fijo-.

Cayeron los títulos de Telefónica y Repsol y cayeron también las acciones de Iberdrola dos días antes de que celebre junta de accionistas en Bilbao. Sin embargo hoy, el presidente de la eléctrica vasca compareció ante los medios de comunicación para decir, entre otras cosas, que estudiará la entrada de ACS en su consejo de administración “cuando haya vacantes”. Al cierre de la sesión, las acciones de Iberdrola perdieron un 0,37% mientras que las de su filial de Renovables terminaron con una subida del 0,33% a pesar de que Bankinter rebajó su precio objetivo a 3,90 euros con nota de comprar el valor. 

Gráfico Ibex 



Tono positivo, sin embargo, para todos los valores del sector bancario -salvo para Santander que se dejó al cierre un 0,20%- y en especial para Sabadell que repuntó al cierre un 2,29% el día en el que anunció que volverá al Consejo del Banco Comercial Portugués a finales de este mes y que ve pocas oportunidades de compra en España. Alzas importantes también para Popular (2,21%), Bankinter (2,09%), Banesto (1,97%) mientras que BBVA sumó un 1,03%.

Por su parte, Mapfre fue la estrella de la jornada con una subida del 5,70% tras pedir permiso a Bruselas para un proyecto en conjunto con el grupo portugués Salvador Caetano. A la estela de las acciones de Mapfre se colocaron los títulos de Cintra que sumaron al cierre un 3,85% mientras que BME se revalorizó un 2,51%, Criteria un 2,79% y REC un 2,35%. Al margen del Ibex, en el mercado continuo, Cie Automotive (8,10%), Vértice 360º (7,94%) e Inmobiliaria Colonial (7,69%) comandaron los avances mientras que Prisa (-10,85%), Mecalux (-6,25%) y Renta Corporación (-5,47%) lideraron los descensos.


Signo dispar en el resto de plazas bursátiles europeas. Al cierre, el Dax alemán sumó un 0,21%, el Cac parisino se dejó un 0,25% mientras que el Ftse 100 de Londres perdió un 1,35%. Dentro del Eurostoxx 50 (0,34%), Unicredito (19,05%), Intesa SanPaolo (7,30%) y Fortis (6,61%) lideraron los avances del selectivo europeo mientras que Philips (-2,79%), Telecom Italia (-2,07%) y Saint Gobain (-1,99%) fueron las cotizadas más penalizadas del mercado europeo.