Las Bolsas europeas cotizan con saldo mixto en medio de una oleada de resultados y con la vista puesta en los PMIs manufactureros y servicios de julio, después de la revisión de previsiones macro del FMI. El Ibex defiende los 10.400 puntos, en zona de mínimos de abril. Mientras, el euro apenas se mueve sobre los 1,16; y el crudo repunta, con el barril de Brent ligeramente sobre los 48 dólares.

El Ibex abre con subidas del 0,14%, hasta los 10.441 puntos. Arranque cauto de una semana marcada por un verdadero aluvión de resultados, con especial mención a los de la banca cotizada. Las primeras en 'confesarse ante el mercado' serán Bankinter y Bankia, el miércoles, 26 de julio; después, el jueves 28, será el turno de BBVA(coincidiendo con otros dos blue chips: Repsol y Telefónica); y, el viernes, cerrarán Banco Santander, Banco Sabadelly CaixaBank

De momento, sobre la mesa tenemos las cuentas de Almirall, que tras lanzar un profit warning a principios de julio, presenta unas pérdidas de 89,7 millones de euros en el primer semestre. Por su parte, Faes Farma mejora su beneficio un 13,3%, hasta los 21,16 millones de euros.

Mientras, en el apartado de recomendaciones, Citi rebaja su consejo sobre Acerinox hasta vender desde neutral; y Deutsche Bank el precio objetivo de Telefónica hasta los 11 euros.

Así las cosas, la acerera e IAG lideran los descensos del Ibex en la apertura; mientras que ACS y BBVA encabezan las subidas. 

Vea también: Los medios de comunicación caen a fase de rebote

Cautela también en el resto de Bolsas europeas, con la vista en la publicación de los PMIs manufacturero y servicios a ambos lados del Atlántico, después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) haya revisado las previsiones de crecimiento mundial.

El organismo internacional estima que el PIB global repuntará un 3,5% en 2017 y un 3,6% en 2018; mejora sus esimaciones para Alemania, China, Francia, Brasil, Italia, México y España. Concretamente, para nuestro país prevé un crecimiento del 3,1% y del 2,4%, respectivamente. En el lado negativo, desaceleración en Estados Unidos (+2,1% previsto para 2017 y 2018), dadas las dudas que plantea la reforma fiscal anunciada por el presidente Donald Trump; en Reino Unido, ante el impacto negativo del Brexit (1,7% y +0%, respectivamente).

Michael Hewson, de CMC Markets UK, destaca que “los PMIs europeos podrían impulsar aún más al euro”. En máximos de 2016, la moneda única se cruza en los 1,1648. Para este experto el siguiente objetivo es la media de 200 semanas en los 1,1800. El primer soporte estaría en los 1,1610 y, por debajo, en los 1,1480. Sólo una ruptura por debajo de este nivel abriría un retroceso hacia la zona de los 1,1300.

Vea también: Dos rupturas de niveles clave con fuerte volumen

Por otro lado, cabe destacar que este lunes se reúne en San Petersburgo el Comité Ministerial Conjunto de Seguimiento de la OPEP y países no OPEP para tratar de la situación del mercado de crudo y de cómo se están cumpliendo los recortes. Desde Link Securities destacan que “se especula que en la reunión pueda pedirse a Nigeria y Libia, que están exentas del acuerdo de recorte de producción, que se unan al mismo, en un contexto en el que parece que están haciendo que las reducciones sean menos efectivas. No obstante, no se espera que se alcancen acuerdos concretos”.

Asimismo, este miércoles la Reserva Federal (Fed) decide sobre los tipos, tampoco se aguardan cambios en este encuentro, y no habrá rueda de prensa de la presidenta, Janet Yellen. Pero, como es habitual, inversores y analistas revisarán con lupa el comunicado de la autoridad monetaria en busca de ‘pistas’ sobre sus futuros pasos. Concretamente, estos expertos llama la atención sobre “cualquier cambio en el lenguaje en referencia a la nueva debilidad de la inflación, o a los futuros planes de reducción del balance de la institución (aunque se espera que no anuncie sus planes al respecto hasta septiembre)”. 

Vea también: EUR/USD debería frenarse a la altura de resistencias significativas