El parqué madrileño logró cerrar la sesión en positivo, con una ligera subida del 0,19%, aupado por el repunte de los grandes bancos, aunque el ascenso no fue suficiente para que el Ibex pudiese recuperar la cota de los 11.000 puntos (10.939,3). La jornada estuvo marcada de nuevo por las dudas sobre Grecia. El selectivo abrió en positivo, contagiado aún del optimismo que se vivió el pasado viernes por la petición oficial de ayuda por parte de Grecia.