El Ibex 35 registró una subida del 6,64% en la semana, la mejor desde el pasado mes de junio, lo que llevó al selectivo reconquistar el nivel de los 11.000 puntos (11.019,8) que perseguía desde principios de febrero.  La semana se caracterizó por una gran estabilidad frente a la volatilidad de semanas anteriores y permitió al Ibex recortar su caída anual hasta el 7,71%. Además, el selectivo logró terminar con sólo un valor en negativo, Ebro Puleva, que perdió un 0,35%.