La noticia de que Bush anunciará este viernes una serie de medidas para evitar que siga creciendo la tasa de incumplimiento de pagos de los deudores hipotecarios
-en la que será su primera iniciativa pública para afrontar una crisis que ha hecho tambalearse los mercados financieros mundiales- da cierta calma a los mercados. A esto se unen las cifras positivas que están presentando muchas compañías y la “búsqueda de gangas”, factores que apoyan la entrada de dinero. A pesar de todo, la cautela está presente, a la espera del discurso de Bush y también de la intervención del presidente de la FED, Ben Bernanke. Según Gonzalo Cantarela, analista fundamental independiente sería clave cerrar por encima de los 14.400 puntos, ya que ese es el “límite que separa el movimiento lateral que tenemos de la zona pesimista a la zona optimista”.