Tanto Trichet como Bernanke “tiran de manual” para tratar de aplacar los temores de los inversores respecto a la crisis propiciada por la “tormenta subprime” . Pero, de momento, sus palabras no parecen tranquilizar del todo y los mercados se mueven sin una dirección clara en la que, paso a paso, comienzan a dominar las ventas. Los inversores actúan con mucha cautela a la “espera de señales” que pueden llegar la semana que viene con la actuación de la FED. Entre tanto,la indefinición y la falta de tendencia clara marca este compás de espera
en el que sólo parece clara la apuesta por Telefónica.