El selectivo español terminó la jornada en 13.269 puntos, recortando un 0,32% en relación al día de ayer, tras una sesión en la que el índice se dio la vuelta en varias ocasiones. A pesar del optimismo de Wall Street, apoyado en los buenos resultados empresariales, el Ibex no se contagió de los índices americanos y se dejó vencer por el pesimismo. El sector financiero lastró al indicativo en una jornada en la que el temor a la crisis subprime volvió a resurgir con fuerza después de que el banco francés Credit Suisse anunciara que prevé una depreciación de activos por valor de 2.850 millones de dólares lo que le supondrá un impacto de 1.000 millones de dólares en su cuenta de resultados. Algo parecido le sucede a la filial de
Crédit Agricole que podría verse obligada a realizar próximamente nuevas depreciaciones de activos para dar cuenta de su exposición a la aseguradora de bonos estadounidense FGIC
. Por si fuera poco las cuentas de Barclays tampoco paliaron los miedos de los inversores, la entidad anunció que su benefició cayó un 21%
Banco Santander cedió un 0,42% y BBVA un 0,14%, de hecho la entidad se enfrentó hoy a una rebaja de recomendación de Bearn Stearns que recortó su precio objetivo hasta los 15 euros. La banca doméstica no consiguió escapar de las malas noticias e igualmente cotizó en negativo, Bankinter perdió un 2,61% y Banco Popular un 0,42%. Únicamente Banco Sabadell salvó el tipo con un repunte del 0,33%.Tampoco el resto de los blue chips pudieron mantener el buen ritmo del Ibex, de hecho únicamente Repsol YPF consiguió un ligero repunte del 0,09%. El resto de los grandes cerró teñido de rojo, Iberdrola perdió un 0,96% y Telefónica que está estudiando la venta de su 13,23% en Hispasat a Abertis también se vio penalizada, perdió un 0,58%. Gráfico Ibex