El Ibex 35 borra los mínimos anuales a los que se había encaminado tras sus últimas caídas. El selectivo español se revaloriza este martes un 0,67% hasta los 9.260,5 puntos. En la sesión de hoy sólo han cerrado con caídas Indra con un retroceso del 1,34%, Amadeus con una caída del 0,98%, Grifols se ha dejado un 0,83% y DIA un 0,63%. 

Siemens-Gamesa ha cerrado este martes con rebote del 2,54% tras los descensos en este arranque de octubre, mientras que Inmobiliaria Colonial se ha revalorizado un 2,01%, ArcelorMittal un 2%, CaixaBank un 1,95% y MERLIN Properties un 1,92%.

El resto de bolsas europeas también han cerrado en positivo, con el FTSE Mib de Milán en el 0,9%, el Cac 40 francés se ha anotado medio punto porcentual, el Euro Stoxx 50 un 0,43%, el Dax 30 un 0,33% y el FTSE 100 de Londres un 0,15%.

Parqué de la Bolsa de Madrid.

La rentabilidad del bono estadounidense a diez años se relaja este martes y Wall Street cotiza con subidas. La rentabilidad llega al 3,2%, mientras que su precio aumenta un 0,15% tras el arranque de la jornada bursátil en Nueva York. El mercado de renta fija de EEUU permaneció cerrado por festivo por el Columbus Day. 

En la bolsa española, los pesos pesados del Ibex 35 han cerrado con revalorizaciones importantes como en el caso de BBVA con un alza del 1,53%, Repsol se ha anotado un 1,34%, Santander un 0,99%, Telefónica un 0,43%, Iberdrola un 0,22% e Inditex un 0,08%. 

En el mercado continuo Abengoa se ha anotado un alza del 9,15%, GAM un 7,05%, Nyesa un 5,56%, Sacyr un 5,07% y Natra un 3,83%. Solaria se deja un 14%, Audax un 8,27% e Inypsa un 5,78%.

La prima de riesgo española ha bajado este martes hasta los 106,3 puntos básicos, la prima de riesgo italiana llega a los 296,5 puntos básicos y la portuguesa hasta los 143,4 puntos. La rentabilidad del bono español a diez años llega al 1,61%.

El euro corrige este martes un 0,06% hasta los 1,1486 dólares y el petróleo rebota hasta los 84,8 dólares en el caso del barril de Brent y el West Texas hasta los 74,96 dólares.

Los analistas de IG señalan que la falta de confianza en Italia envía al euro a su nivel más bajo en siete semanas, mientras que la presión sobre la deuda italiana eleva la rentabilidad del bono transalpino a nuevos máximos de cuatro años y medio.