China se encuentra detrás de que las piezas del dominó hayan ido cayendo una tras otra en las últimas doce horas. El gobierno ha confirmado que efectivamente el gigante asiático ha pisado el freno y su PIB se ralentiza un 0,4% a cierre del tercer trimestre. Un dato dejó a Wall Street en número rojos, que ha hecho que el Nikkei pierde los 8.800 puntos y que va a dar lugar a una apertura bajista en Europa.

Y no es el único factor. Además, hoy a más de un francés se le habrá atragantado en croissant al leer en el periódico que Moody´s vuelve a planear sobre su economía. Esta vez, la agencia de calificación se centra en el estado francés al que avisa que de aquí a tres meses podría rebajar su ráting si no se acometen las reformas fiscales y económicas necesarias.

Por el momento, el Ibex 35 cede en su preapertura casi un punto porcentual y se coloca en los 8.777 puntos, nada de extrañar teniendo en cuenta, además, el jarro de agua fría que ayer recibió desde Alemania.

Mientras, los futuros del EuroStoxx vuelven a sufrir y arrancan la preapertura con descensos del 1,1%, mientras que los del Dax y los del Cac 40 comparten caídas algo más leves, del 0,9%.

Hoy toca asimismo en nuestro país subasta de letras a 12 y 18 meses. El Tesoro Público espera colocar entre entre 4.000 y 5.000 millones de euros y hay que tener en cuenta que es la primera que se produce tras la rebaja de calificación de crediticia a España por parte de Fitch y Standard & Poor's.

Y el euro, mientras, permanece estable en su apertura en el 1,3770. Nada de extrañar teniendo en cuenta que las cosas siguen exactamente igual que estaban hace un par de semanas.

El Brent para entrega en diciembre ha abierto hoy a la baja en el Intercontinental Exchange Futures de Londres y cotizaba a 110,09 dólares, 0,07 dólares menos que al cierre de la jornada anterior.