Los 4,5 millones de consumidores que tendrán derecho a acogerse a la nueva tarifa social eléctrica no pagarán en sus recibos el concepto de potencia contratada y sólo costearán el propio consumo eléctrico. Según ha anunciado el ministro de Industria, Miguel Sebastián, esta modificación supondrá de forma efectiva una reducción del 10% en el recibo. El anuncio llega en vísperas de que las tarifas suban para el resto de los consumidores. El ministro ha anunciado además, que la bombona de butano bajará un 2,4% a partir del mes de julio.