Los ministros de Finanzas de la zona euro han dado luz verde a la ampliación del fondo de rescate.

Tendrá plenas facultades para actuar a partir de enero, aunque no han concretado la cifra final que alcanzará, y que en todo caso será inferior al billón de euros anunciado en la pasada cumbre de finales de octubre.

Si bien, el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, ha reconocido que se siguen "explorando otras posibilidades de ampliación", incluyendo una mayor aportación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta ampliación del fondo (EFSF por sus siglas en inglés) estará disponible para los países que previamente soliciten su asistencia y se logrará a través de dos modalidades. - garantizará una parte de las nuevas emisiones que haga el Estado que ha solicitado el auxilio. Este aval será de entre el 20% y 30% de cada emisión, dependiendo de la situación de cada país.

- creación de fondos de co-inversión, en los que participarán diferentes inversores, para comprar deuda en el mercado primario (nuevas subastas) o secundario (deuda ya emitida), así como dar préstamos a los países.

"La creación de uno o varios fondos permitirá recaudar fondos privados para maximizar la ampliación", ha reconocido el director del EFSF, Klaus Reigling.

Además, el sexto tramo de ayuda a Grecia, dotado con 8.000 millones de euros, fue desbloqueado.