El euro ha alcanzado este jueves un nuevo récord absoluto frente al dólar a raíz de la probable rebaja de los tipos de interés y la desaceleración económica en Estados Unidos, un escenario que contrasta con la relativa salud de la economía europea. Ha alcanzado los 1,3927 dólares, un nivel jamás alcanzado desde su creación en 1999.
Según Gavin Friend, economista de Commerzbank, como estamos en plena cuenta regresiva para la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) del próximo martes y regresa el apetito por el riesgo, el euro y las otras divisas siguen ganando terreno frente al dólar. La debilidad del dólar se explica por los pronósticos de que la Fed anunciará el martes próximo una flexibilización de su tipo de interés de referencia, con el fin de disminuir los riesgos de una recesión de la economía del país, que ha dado señales claras de desaceleración. Diferencial de tipos La mayoría de los analistas anticipan una caída de 0,50% de las tasas de una sola vez, lo cual la dejaría en 4,75%, contra el 5,25% actual. En la eurozona, por el contrario, las tasas de interés parecen tener aún espacio para seguir subiendo, al menos hasta 4,25% -contra 4% actualmente- y esta divergencia de las anticipaciones monetarias sostiene al euro. Por un lado, el dólar se ha encontrado bajo presión durante una gran parte de este año, a raíz de una desaceleración del crecimiento estadounidense, las inquietudes que rodean al mercado inmobiliario, y las especulaciones recurrentes sobre una bajada de las tasas en Estados Unidos. Por otro lado, la relativa buena salud de la economía de la zona euro, y el alza continua de las tasas de interés, sostienen a la moneda única. Actuación del BCE El Banco Central Europeo (BCE) aumentó sus tasas en ocho oportunidades desde diciembre de 2005, cuando estaban a 2%. Su política de ajuste monetario le ha convertido en blanco de las críticas de la clase política francesa, que le reprocha sobrestimar los riesgos inflacionistas, y de dificultar el crecimiento europeo al propiciar el alza de la moneda única. Algunos argumentan que el euro fuerte, síntoma de una economía saludable, podría no obstante conducir a una desaceleración económica. El jueves, un consejero económico del gobierno alemán, Peter Bofinger, pareció unirse a la posición francesa al anticipar intervenciones en el mercado de cambios para sostener el dólar. Previsiones Los economistas anticipan ya que a corto plazo el euro superará el umbral de 1,3950 dólares, y luego el de 1,40 dólares. Pero algunos prefieren ser prudentes e indican que una bajada de los tipos estadounidenses, por ahora percibida como un factor negativo, podría a mediano plazo salir al rescate del dólar. Si la Fed baja sus tipos, podría lograr limitar los daños sobre la economía estadounidense y estimular el crecimiento, a juicio de Mitul Kotecha, economista del banco Calyon.