El Banco Central Europeo (BCE) considera que los aspectos fundamentales de la economía de la zona euro siguen siendo fuertes, pese al reciente revuelo en los mercados crediticios. En su boletín mensual de septiembre, la máxima entidad monetaria de la Eurozona indica que "los datos macroeconómicos que están llegando confirman los fuertes fundamentales de la economía de la zona euro y apoyan una perspectiva favorable a medio plazo para el crecimiento del PIB en términos reales. Además, entiende que mantener las expectativas de inflación "firmemente ancladas" es muy importante en tiempos de volatilidad y de una mayor incertidumbre en los mercados financieros
Según el BCE, los datos de actividad del tercer trimestre procedentes de varios sondeos de confianza y las estimaciones basadas en los indicadores siguen siendo favorables en términos generales. Esto, a su juicio, apoya el argumento de que el PIB está crecimiento a ritmo sostenido. Por todo ello, persisten los riesgos de una aceleración de la inflación, y los tipos de interés están en niveles acomodaticios. Precios y tipos de interés El Banco Central Europeo (BCE) considera que mantener las expectativas de inflación "firmemente ancladas" es "muy importante" en tiempos de volatilidad y de una mayor incertidumbre en los mercados financieros. En el editorial del boletín mensual de septiembre, el BCE afirma que persisten los riesgos al alza para la estabilidad de precios y que una actuación "firme y a tiempo" del consejo de gobierno de la entidad evitará que se materialicen estos peligros inflacionistas. Al mismo tiempo, el banco entiende que es "apropiado" recopilar más información de la actual situación de los mercados financieros antes de tomar decisiones para su política monetaria, que, en su opinión, "permanece aún del lado expansivo". Según el BCE, la volatilidad de los mercados financieros y la nueva apreciación de los riesgos ha dado lugar a un incremento de la incertidumbre que hace necesario examinar nuevos datos económicos antes de modificar los tipos de interés. La semana pasada el BCE mantuvo los tipos de interés en el 4 por ciento, en contra de lo había previsto a principios del verano, por las turbulencias que posteriormente sacudieron los mercados financieros.