El presidente ejecutivo de Pimco, Mohamed El-Erian, dijo que el problema crediticio en Dubai probablemente detone una corrección en los mercados mundiales de acciones, "mercados que han ido demasiado lejos sobre pura liquidez", pero esto no presagia una nueva crisis. Considera la situación como "un efecto financiero retardado" de la tormenta crediticia que azotó el año pasado, pero que no se ha calmado. "Hemos tenido una alza generalizada que es indiscriminada en su ascenso", alimentado por países y compañías fuertemente endeudados. "Ahora, creo que los inversionistas empezarán a observar mucho más de cerca los (indicadores) fundamentales".