La balanza por cuenta corriente -que mide los intercambios con el exterior por transacción de mercancías, servicios, rentas y transferencias- tuvo un déficit de 20.502,4 millones de euros hasta febrero, lo que supone un aumento del 6,9% respecto al mismo periodo de 2007.
Según el Banco de España, este incremento del saldo negativo se debió, principalmente, al aumento del déficit de la balanza comercial y, en menor medida, al incremento del déficit de la balanza de transferencias corrientes. El déficit acumulado de la balanza comercial en los dos primeros meses se situó en 15.695 millones de euros, un 21,10% más frente a los 12.960 registrados en el mismo periodo de 2007 y en la balanza de servicios el superávit se amplió hasta los 2.518,7 millones, un 46,86% más.