El saldo negativo de la balanza por cuenta corriente de Estados Unidos alcanzó en el tercer trimestre los 178.500 millones de dólares (124.027 millones de euros), un 5,5% menos que en el segundo trimestre, situándose en su nivel más bajo en dos años, según informó el Departamento de Comercio.
El déficit corriente de EEUU se benefició del incremento en los superávit de las balanzas de ingresos y servicios, que compensaron el incremento de las transferencias al extranjero. En concreto, la balanza de bienes registró un saldo negativo de 199.700 millones de dólares (138.734 millones de euros), un 2,2% menos que en el trimestre anterior, mientras que el superávit en servicios aumentó un 2,7%, hasta 26.500 millones de dólares (18.410 millones de euros). Asimismo, las exportaciones de bienes en el tercer trimestre sumaron 297.900 millones de dólares (206.982 millones de euros), un 6,6% más, gracias a las ventas de bienes de capital, alimentos, piensos y bebidas, mientras que las importaciones de bienes alcanzaron los 497.600 millones de dólares (345.850 millones de euros), un 2,7% más.