Los temores inflacionistas que podrían limitar las posibilidades de que la Fed rebaje los tipos de interés en un momento en el que los inversores se hacen cada vez más pesimistas sobre los resultados de las compañías, llevan al principal mercado del mundo a abrir a la baja. En una sesión sin grandes referencias macroeconómicas –tan sólo se ha conocido el déficit por cuenta corriente y el índice del Empire State- los indicadores americanos se mueven en negativo. En los primeros minutos de negocio, el Dow Jones de Industriales se deja un 0,57% hasta los 13.263 puntos, el tecnológico Nasdaq cae un 0,84% hasta los 2.613 puntos mientras que el S&P 500 retrocede un 0,68% hasta los 1.457 puntos.
Apertura a la baja de la renta variable estadounidense en una jornada en la que los inversores americanos se han levantado con una nueva alerta del ex presidente de la Fed, Alan Greenspan que ha expresado su preocupación sobre el aumento de las presiones de los costes. “La inflación subyacente sube. Los precios mayoristas registran sus mayores subidas creo que una generación. Estos aumentos elevan el riesgo de estanflación de nuevo”, dice Greenspan, refiriéndose a una situación simultánea de una economía estancada y una presión al alza de los precios. Además, Greenspan señalço que “la Fed debería hacer lo que debe hacer para contener las tasas de inflación que vemos subir, no inmediatamente, sino en el medio y largo plazo”. En el apartado macroeconómico, los inversores conocieron antes de la apertura que el déficit por cuenta corriente del tercer trimestre se situó en el 178.500 millones de dólares frente a los 185.100 millones que esperaba el mercado. Además, se ha sabido que la actividad manufacturera de la región de Nueva York cayó con fuerza en diciembre, según el índice Empire State. El total quedó en 10,3 puntos frente a los 27,3 puntos de noviembre mientras que el mercado esperaba una cifra cercana a los 20 puntos. Gráfico Dow Jones de Industriales