La Balanza de pagos, que mide los intercambios con el exterior de mercancías, servicios, rentas y transferencias, ha registrado de enero a septiembre un déficit por cuenta corriente de 75.486 millones de euros, un 18,69% más que en el mismo periodo del año anterior. Según los datos publicados por el Banco de España, este déficit es resultado de unos ingresos por valor de 250.812,6 millones de euros, el 10,48% más, frente a unos pagos por 326.298,9 millones, el 12,28% más. La mayor parte del déficit por cuenta corriente se debe al saldo negativo de la balanza comercial, que ha sido de 63.004,3 millones de euros, el 6,71% más que entre enero y septiembre de 2006.
La balanza comercial negativa se debe a unas exportaciones por 136.105,8 millones de euros frentes a unas importaciones por 199.100,1 millones. En la balanza de servicios, el superávit acumulado hasta septiembre ha alcanzado los 18.314,9 millones de euros, el 4,02% más que en el periodo anterior, en que fue de 17.606,6 millones. El aumento de este saldo se debe al superávit de los servicios turísticos, que ha sumado 22.278 millones, lo que supone un incremento interanual del 1,34% respecto al registrado en los nueve primeros meses de 2006, así como a la disminución de un 9,44% del déficit de los otros servicios, hasta los 3.963,2 millones. Por su parte, el déficit de la balanza de rentas ha aumentado considerablemente, hasta el 41,65%, y alcanzó los 23.147,2 millones, frente a los 16.341,3 millones. La balanza de transferencias corrientes ha tenido un déficit de 7.649,8 millones, el 31,3% más que en el mismo periodo de 2006, en que fue de 5.823,8 millones. Según el Banco de España, la cuenta de capital registró un superávit de 2.523,1 millones, que fue un 22,14% menor al del mismo periodo de 2006. De esta forma, la necesidad de financiación de la economía española -que se mide con el saldo agregado de las cuentas corriente y de capital- ascendió a 72.963,2 millones de euros, lo que supone un incremento del 20,8% respecto al mismo periodo del año anterior.