El crecimiento de la economía alemana se ralentizará el próximo año, y, según las cámaras de industria y comercio, el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá previsiblemente sólo un 2%, tras un 2,5% calculado para este año. En su informe de otoño, la Confederación Alemana de Cámaras de Industria y Comercio corrige también a la baja las previsiones económicas para este año, y en lugar del 2,8% inicial ya sólo cuenta con un incremento del PIB del 2,5. En 2006, el crecimiento económico todavía había alcanzado el 2,9%.