El secretario general del Consejo General de Colegios de Economistas de España, Valentín Pich, aseguró hoy que las últimas caídas en las bolsas internacionales "están reflejando una situación de desconfianza" ante la crisis hipotecaria desatada en EE.UU., si bien, aseguró que "no tiene por qué afectar a la economía real". En este sentido, envió un mensaje de tranquilidad tanto a las empresas como a los inversores particulares españoles, que cuentan además con el colchón de una economía que atraviesa un buen momento.
En declaraciones a RNE, Pich destacó, asimismo, que los bancos españoles han desarrollado una política de concesión de créditos "más restrictiva y sensata" desde hace un año por "una tradición conservadora y profesional", por lo que, dijo, "hay una sensación de que en España no existe el problema de las hipotecas de alto riesgo". Con todo, precisó que "la bolsa no es todo" y que "hay muchos valores", por lo que instó a los particulares a buscar alternativas de inversión más allá del parqué. Ante todo mantener la calma Asimismo, el secretario general de los economistas de España puso sobre la mesa algunos otros consejos. "El sentido común nos dice que el inversor particular tiene que calmarse, porque todo lo que baja acaba subiendo", explicó, para añadir a renglón seguido que "aquel que ha comprado de manera racional no tiene por qué tomar decisiones rápidas y tiene que pedir consejo a su operador regular". Por otro lado, ensalzó el papel del BCE por cuanto, dijo, gracias a los mecanismos activados en los últimos días, como las inyecciones de liquidez en el mercado, "podemos estar razonablemente tranquilos".