Los ahorros de costes siguen siendo prioridad para Royal Dutch Shell, a pesar del aumento del precio del petróleo, señaló el martes el consejero delegado, Jeroen van der Veer.