Las cajas de ahorros que operan en España obtuvieron un beneficio atribuido de 2.656 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que apenas supuso un crecimiento del 0,2% en comparación con el mismo periodo de 2007, debido especialmente a las mayores dotaciones de provisiones. De hecho, según explica hoy la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) en un comunicado, entre las dotaciones a provisiones realizadas por estas entidades entre enero y marzo destacaron las llamadas "subestándar", que ascendieron a 407,8 millones de euros, lo que contribuyó a lastrar las cuentas, así como la "menor actividad", en línea con la evolución de la economía española.
Además, el beneficio neto de los grupos consolidados de las cajas de ahorros fue de 2.806 millones de euros en el primer trimestre del año, un 4% más que en el mismo periodo de 2007. Según el avance de actividad del sector hasta abril, también publicado hoy por la CECA, el crédito concedido por las cajas creció el 13,4%, hasta los 877.073 millones de euros, en tanto que la inversión crediticia total se situó en 1,02 billones de euros, el 13% más, y la morosidad superó el 1% y llegó hasta el 1,44%. Los depósitos atesorados por los clientes de estas entidades habían crecido el 9,6% al término de marzo, hasta alcanzar los 920.277 millones de euros, mientras que los recursos gestionados del sector privado crecieron el 12,1% y los depósitos a plazo, el 24,6%. En cuanto al balance del sector, la CECA destaca que su crecimiento sigue siendo "muy notable", del 14%, hasta los 1,23 billones de euros. De los márgenes de la cuenta de resultados de los grupos consolidados, el de intermediación se situó en 5.108 millones de euros tras crecer el 13%, consecuencia del incremento del 50% de los costes financieros y del 35% de los productos, debido a la evolución de los tipos de interés. El margen ordinario, resultante de sumar a la cantidad anterior las comisiones netas, los resultados de operaciones financieras y la aportación de las participadas, se elevó el 6,3% y alcanzó los 8.089 millones de euros, lastrado por el leve retroceso del 0,3% de las comisiones. También negativa fue en este epígrafe la incidencia de las operaciones financieras, que cayeron el 8,8%, mientras que las actividades de seguros crecieron notablemente, el 51,4%. Tras restar los 3.790,8 millones de euros que las cajas dedicaron a cubrir sus gastos de todo tipo, que crecieron el 10%, el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución de la actividad puramente bancaria- se situó en 4.615 millones de euros, el 2,4% más. Las pérdidas netas por deterioro de activos, crecieron, por su parte, el 64,5%, en tanto que el epígrafe de "otras perdidas y ganancias" de la cuenta que incluye los resultados extraordinarios, creció el 110,4% en comparación con un año antes. Por último, el Consejo de Administración de la CECA acordó hoy la creación de una Comisión Ejecutiva, que estará formada por los miembros de la Mesa del consejo, entre ellos el presidente, Juan Ramón Quintás y los cuatro vicepresidentes, Isidre Fainé, Miguel Blesa, Braulio Medel y José Luis Olivas.