Las cajas de ahorros en España vieron crecer sus ratios de morosidad en los primeros cuatro meses del año, al tiempo que se reducía acusadamente el crecimiento del crédito, una muestra más de que el sector sufre por el rápido deterioro de la economía española, según datos publicados el miércoles. Los datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, o CECA, demuestran que los créditos morosos -aquéllos en los que el prestatario lleva tres o más meses de retraso en sus pagos- aumentaron al 1,44% de las carteras crediticias totales de las entidades en abril, frente al 0,68% en el mismo mes de 2007.
El crédito se incrementó a una tasa anual cercana al 14% en los primeros cuatro meses del año, frente al aumento de más del 24% en el periodo comparable del año pasado. Las cajas de ahorros españolas son entidades no cotizadas, muchas de ellas controladas parcialmente por los gobiernos autonómicos. Se considera que las cajas son más vulnerables a la actual corrección del mercado inmobiliario español, ya que han prestado más fondos a los promotores inmobiliarios locales que la mayoría de bancos cotizados españoles. La economía española entró en una fase bajista cíclica a principios del pasado año, por la presión de los mayores tipos de interés y las elevadas deudas acumuladas. La desaceleración se incrementó con la crisis crediticia provocada por el hundimiento el pasado verano del mercado hipotecario de alto riesgo en Estados Unidos.