El beneficio neto de Crédit Agricole en el primer trimestre del año fue de 202 millones de euros, un 77,4 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008, según la entidad bancaria.Un resultado que no alcanza las expectativas de los analistas y que es sustancialmente inferior al registrado en 2008 porque en aquel momento la entidad importantes plusvalías por la venta de su participación en Suez.
Sin contar esa plusvalía, el beneficio neto del banco habría aumentado un 25,8%, según el comunicado difundido hoy por la entidad.

La política de aprovisionamiento del grupo, así como la crisis económica también han influido en estos resultados, según la entidad, que precisa que para el resto de 2009 mantendrá "una trayectoria de prudencia".

El resultado bruto de explotación en los tres primeros meses de este año registró un "crecimiento vigoroso" hasta alcanzar los 1.083 millones de euros, un 21,4% superior con respecto al primer trimestre de 2008.

A finales de marzo de 2009, la solidez financiera del banco estaba "confirmada" y su situación de liquidez era "muy sana".