La compañía alemana de suministro energético RWE subió en el primer trimestre el beneficio neto hasta 1.500 millones de euros (2.040 millones de dólares), un 6 por ciento más que en el mismo periodo de 2008. RWE informó hoy de que la crisis financiera y económica internacional afecta en pequeña medida el beneficio operativo del grupo. 
Además, RWE cerró la venta de toda la producción de electricidad de 2009 a precios por encima de los actuales en las bolsas, transacción que le ha aportado una ganancia extraordinariamente elevada. La facturación mejoró entre enero y marzo un 8 por ciento, hasta 14.500 millones de euros (19.575 millones de dólares), frente a los mismos meses de 2008. La ganancia operativa mejoró en los tres primeros meses del ejercicio un 5 por ciento, hasta 2.600 millones de euros (3.510 millones de dólares).

RWE bajará los precios de la electricidad a partir del próximo 1 de julio para los hogares alemanes, en algunos casos el descenso es de hasta un 15 por ciento.

Es la tercera bajada de los precios que RWE aplica desde el 1 de enero de 2009 y supone una reducción total de una tercera parte.

Además, RWE quiere cerrar en el tercer trimestre de 2009 la adquisición de la compañía holandesa Essent.

RWE se quiere desprender de su negocio de suministro de agua en EEUU y en el Reino Unido para centrarse en la energía e invertir en este sector en el Reino Unido, Europa central y oriental a medio plazo.

A finales de abril de 2007, la empresa alemana sacó a bolsa un 36 por ciento de American Water a un precio de 21,50 dólares por acción.

RWE prevé mantener el programa de inversiones de 26.000 millones de euros (35.100 millones de dólares) hasta 2012 y pronosticó un exitoso 2009 en el que logrará una facturación en el mismo nivel que en 2008.

En la bolsa de Fráncfort, las acciones de RWE subían tras la apertura de la negociación un 1,25 por ciento, hasta 59,18 euros.