El Banco de España constató hoy el mantenimiento del proceso de ajuste de la economía española en los primeros meses del año, dada "la pauta negativa" que demostraron los indicadores de consumo en enero y febrero y la continuación de la "evolución contractiva" de la construcción y del "proceso intenso de ajuste" en el mercado laboral en los primeros meses de 2009. En concreto, explica que los indicadores de confianza de la Comisión Europea volvieron a registrar nuevos retrocesos en el mes de febrero.
Esto se debe, según el Banco de España, fundamentalmente, al juicio "más negativo" de los hogares acerca de las perspectivas de su situación financiera y de la situación económica general durante los próximos doce meses.

Sin embargo, las expectativas de ahorro no registraron un deterioro adicional con respecto a la media del cuarto trimestre del 2008, algo que, según el Banco de España, es "coherente" con el alivio que la reducción de la inflación y el descenso en el coste de las hipotecas de los meses recientes habría supuesto sobre los presupuestos familiares.

En cuanto a los indicadores sobre la inversión en bienes de equipo, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez asegura que continuó el deterioro adicional de este componente en los primeros meses del año, lo mismo que ocurre en el caso de la inversión en construcción, que continuó su "evolución contractiva" en lo que va de año.

Sin embargo, asegura que los indicadores adelantados del sector podrían estar apuntando a una "posible interrupción del ritmo de deterioro" de la inversión en construcción residencial en los meses venideros, ya que la licitación de obra civil mostró en los últimos meses de 2008 una evolución expansiva y que el ritmo de caída del número de visados de vivienda nueva se aminoró en diciembre.

Sobre las exportaciones, el Banco de España constata que siguieron descendiendo en el último trimestre del año, al tiempo que las importaciones prolongaron en diciembre la senda de "fuerte ajuste" de los últimos meses, lo que provocó que el déficit comercial cayera un 7,4% en el cuarto trimestre y un 4,9% en el conjunto de 2008.

Por el lado de la oferta, el Banco de España recuerda que el índice de producción industrial "intensificó su tónica de acusada debilidad" en el mes de diciembre y adelanta que los indicadores del mercado laboral reflejan una "peor evolución" del sector en el mes de enero. En cuanto a los servicios, afirma que los principales indicadores apuntan a una "continuación de la atonía" a principios del año en curso.

CONTINÚA EL INTENSO AJUSTE EN EL EMPLEO


Respecto al empleo, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, pone de manifiesto la intensificación del ritmo de destrucción de puestos de trabajo en el cuarto trimestre de 2008 y avisa de que los indicadores más recientes apuntan a una continuación del proceso "de intenso ajuste" del mercado laboral a principios de 2009.

En esta línea, recuerda que la remuneración por ocupado aminoró una décima su ritmo de avance en 2008, mientras que los costes laborales unitarios se desaceleraron en mayor medida (ocho décimas), al tiempo que afirma que los últimos datos de negociación colectiva, con información hasta enero, incorporan un crecimiento salarial medio para el 2009 del 2,9%, siete décimas inferior al incremento de las tarifas estimado para 2008.

Asimismo, el Banco de España se refiere al déficit público registrado en 2008 (3,8%), que supera en cuatro décimas la cifra anticipada por el Gobierno en la actualización del Programa de Estabilidad Presupuestaria, y al déficit del Estado al cierre de 2008, con un deterioro del saldo "muy superior" al previsto en los Presupuestos debido al fuerte descenso de los ingresos impositivos y a una evolución de los pagos en línea con lo presupuestado.

MEJORA EL DIFERENCIAL DE PRECIOS

En cuanto a los precios, el supervisor financiero resalta el descenso del IPC en el mes de enero, hasta el 0,8% en tasa interanual, y asegura que la caída se extendió a todos los grupos de bienes, lo que provocó que el diferencial de precios con la zona euro mejorara dos décimas, hasta situarse en -0,3 puntos, el valor más reducido desde el inicio de la UEM.

Con todo, el Banco de España resume que en el último trimestre de 2008 se agudizó la debilidad de la actividad en la economía española, al registrar el PIB una caída interanual del 0,7% y del 1% en términos intertrimestrales. A su parecer, la disminución de la actividad en los tres últimos meses del año vino determinada por la contracción de la demanda nacional, que se redujo un 2,8%, mientras que la demanda exterior neta aumentó 1,2 puntos.

Asimismo, recuerda que el 2008 cerró con un incremento medio del PIB del 1,2% como consecuencia de la "fuerte desaceleración" de la demanda nacional, aunque en un escenario internacional de crisis financiera global y recesión en las principales economías avanzadas, recuerda que el crecimiento de la economía española en 2008 fue "algo superior" al de la zona euro y el conjunto de la UE.

SE DESACELERA EL ENDEUDAMIENTO DE FAMILIAS Y EMPRESAS.

En cuanto a la evolución financiera de España, el supervisor asegura que durante enero y febrero la evolución de los mercados financieros nacionales e internacionales siguió estando condicionada por el desarrollo de la crisis financiera y el deterioro de las perspectivas de crecimiento económico, contexto en el que volvieron a reducirse los tipos de intervención oficiales, las rentabilidades del mercado interbancario y los principales índices bursátiles.

En cambio, el rendimiento a largo plazo de los valores de la deuda pública española experimentó un repunte importante, al tiempo que disminuyeron las primas de los derivados crediticios de las empresas no financieras, volviendo a niveles de noviembre.

Además, la información más reciente de los balances financieros de los distintos sectores residentes, evidencia que en enero habría vuelto a reducirse el avance interanual de la deuda de las familias y las empresas.