El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, aseguró hoy que la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento para la zona euro en 2009 del Banco Central Europeo (BCE), que estiman una contracción de entre el 3,2% y el 2,2%, son "bastante preocupantes". Almunia señaló en declaraciones a Punto Radio recogidas por Europa Press que 2009 va a ser "un año difícil" y habrá que esperar a 2010 para ver señales de recuperación. En este sentido, el comisario dijo que la buena noticia es que se están adoptando muchas medidas "que son las adecuadas y tendrán su efecto", aunque reconoció que todavía se está en un periodo en el que no se ven los resultados.
"Este año vamos a tocar lo más profundo de la crisis", dijo Almunia, quien apuntó que las perspectivas para este año se han deteriorado en la medida que se han ido conociendo más datos de cuál es la situación de todas las economías mundiales.

Respecto a la situación de endeudamiento que vive España, Almunia dijo que "no es sostenible en el medio y largo plazo", pero aseguró que en un momento como el actual es necesario que la política fiscal y presupuestaria "contribuya a inyectar recursos donde ni el consumo ni la inversión privada lo hacen". "Son medidas de choque que no se pueden adoptar indefinidamente", sentenció.

A su juicio, "hay que diseñar una estrategia para que este esfuerzo de mayor gasto y menores ingresos, o las dos cosas combinadas se cambie por una estrategia de prudencia en la elaboración de los presupuestos en cuanto la situación económica cambie".

Almunia dijo que España ha vivido una evolución "muy negativa" del desempleo en el inicio de la crisis y recordó que es un país con una economía capaz de crear mucho empleo en momentos de crecimiento, "pero ahora, cuando han venido las vacas flacas, los resultados son muy negativos".

Por otro lado, Almunia se refirió a la eliminación de los paraísos fiscales, y dijo que hay consenso en este sentido a nivel europeo y a escala global. "Esta vez, la declaración va en serio", dijo Almunia, quien manifestó su deseo de que "por fin se cierre esa válvula por la que se escapan una gran parte de los recursos".

APOYA LA FUSIÓN DE LAS CAJAS


Respecto a la fusión de Unicaja y Caja Castilla-La Mancha, Almunia dijo que cuando hay un problema en una entidad "los riesgos se extienden en cuestión de segundos por toda la economía".

Por ello, abogó por "apoyar los procesos que lleven al rescate de entidades cuando esto sea necesario o a aumentar la solvencia de entidades. Si esa solvencia reforzada y mayor estabilidad financiera pasa por procesos de fusión o concentración, bienvenida sea", apostilló.

Almunia se refirió al ministro de Economía, Pedro Solbes, y dijo que está preocupado y comprometido con hacer lo mejor posible su tarea y tomar las decisiones necesarias para "enderezar" la situación. "Ha demostrado que es un excelente ministro y un excelente servidor del interés general", dijo.