El Banco Central Europeo (BCE) subraya que hay "una fuerte presión al alza a corto plazo sobre la inflación", en un momento en el que el euro roza el récord de 1,60 dólares. En el boletín de abril, que la entidad ha publicado hoy, el BCE afirma que "el área euro se encuentra en un prolongado periodo de elevadas tasas de inflación anual" por el incremento de los precios de la energía y de los alimentos. Esta misma maána, la moneda única ha llegado a cambiarse en Fráncfort a 1,5958 dólares, mientras que el barril del crudo Brent -de referencia en Europa- para entrega en junio, ha llegado a los 112,65 dólares en el mercado Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres.
La divisa europea intensificó ayer su carrera alcista frente al billete verde tras conocerse que la inflación de los países que comparten el euro subió en marzo hasta el 3,6%. por lo que es probable que el BCE mantenga los tipos de interés en el 4% durante los próximos meses. La entidad monetaria europea también considera en su informe mensual que hay riesgos al alza para la estabilidad de precios a medio plazo, "en un contexto de continuo crecimiento monetario y de crédito muy vigoroso". El nivel de incertidumbre para el crecimiento económico de los países que comparten el euro es "inusualmente elevado" por las turbulencias en los mercados financieros, según el BCE. Al mismo tiempo, el banco europeo señala que "las tensiones pueden durar más tiempo de lo inicialmente esperado". Las tensiones en el mercado de dinero del euro, por la falta de liquidez, han disparado los tipos de interés interbancarios. El Euribor a tres meses se situó ayer en el 4,37%; a tres y seis meses, en el 4,77%, y a doce meses, en el 4,78%.